id='wrapper'>

viernes, 19 de mayo de 2017

SilencioSa

Silenciosa vas, 
Hablando con el corazón, 
Tejiendo de satisfacción, 
Repartiendo dicha. 
Todo a tu paso dice quien eres, 
Algo que leo en el fondo de ti,
Cuando me envuelves en tus hechos.
Hecha estás, nunca sabré,
 Me basta con sentir lo que hablas,
Con amar mi envoltorio, y dejarme llevar,
Sabré mucho de ti, 
De lo que te motiva, te impulsa.
A tu lado, silencioso,
 Siguiendo esa satisfacción que me das, 
  Que me hace ser mejor,
Porque me hace amarte.


sábado, 13 de mayo de 2017

Entero y bello Amor


Yo creí que era imposible, pero pasó,
la luna se rompió en pedacitos.
 Esa noche contemplé todo lo que se perdió,
tú, yo, nosotros, estábamos en cada pedazo.
Tu presencia se desvaneció entre nubes, vacío me quedé,
con algunos pedazos rescatados entre mis manos,
los junte, y los uní a los mios nuevos,
los amé porque tú estabas en ellos, y esperé.
Fue muy duro mirar cada noche a la luna,
no poder ver su luz proyectada sobre ti,
 y mientras...te seguí amando con los brazos cruzados, 
paciente, callado y solo.
Solo ella podía recomponer en el momento adecuado,
 yo solo podía mirarla y esperar,
y junté más pedacitos nuevos con los tuyos de siempre.
Esa noche dormí de un tirón bajo su luz,
fue ella la que me contempló, consciente de todo lo que yo sentía,
se alegró, más fuerte volvió a brillar,
devolviéndome lo que siempre había sido mio,
me devolvió tu amor en otra noche de posibles,
y pasó...que llegaste de nuevo a mí, 
y ella...estaba más entera y bella que nunca.



miércoles, 10 de mayo de 2017

Hipnótico

Suenas, toda tú te haces notar, 
cuando llegas olvido lo demás, 
todo se ralentiza mientras me acelero yo, 
y tú pasas como si no fuera contigo, 
pero puedo notar en ti lo mismo que siento yo,
un cruce de miradas casi hipnótico, 
 y ya sabemos que me podrás sentir,
 notaré tu deseo tan cerca como otras veces,
te gusta llegar, hacer, no mirarme ni un segundo, 
provocarme mientras te observo, 
alimentar las ganas de amarnos, 
llenar el espacio de deseo, 
el tiempo se para en cuando llegas,
pierdo la conciencia del mundo, 
ese que un día te puso en mi camino, 
y en muy  poco tiempo me demostró, 
que eres igual por dentro y por fuera,
me unen a ti las dos por igual,
me doblego lleno de amor a la una, 
la otra simplemente me tiene fascinado.

sábado, 29 de abril de 2017

Desvelos

Mamita feliz, madre abnegada,
madraza absoluta, madrecita que todo lo da. 
Un corazón que late por dos, 
que se expande cual tentáculos,
apresando su gran creación,  
protegiendo la pureza, 
arrullando solo ella, 
solo ella una sonrisa puede conseguir, 
de esa inocencia en forma de ser, 
en ese sueño profundo, 
por el valle de los lirios, 
solo ella sabe sufrir,
con la satisfacción de mantener, 
la fantasía y la imaginación,  
el placer de cada lágrima derramada, 
de cada desvelo en la oscuridad, 
de un latir cerca de otro latir, 
ternura y devoción,
ojos que desafían la vida diaria, 
mujer que da la vida, 
la mantiene y la refuerza, 
amor...que todo lo puede.







martes, 21 de marzo de 2017

Novela: La catedral de los libros



Enlace: http://amzn.eu/6zZXAN6 Pincha aquí si quieres disfrutar de mi novela: La catedral de los libros. 
Una intensa historia de amor y misterio que no te dejará indiferente. 
Disponible en Amazon, en formato digital y papel.



                                                                                     


domingo, 23 de octubre de 2016

Volverán las Oscuras Golondrinas - Gustavo Adolfo Bécquer


Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y otra vez con el ala a sus cristales
jugando llamarán.

Pero aquellas que el vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha a contemplar,
aquellas que aprendieron nuestros nombres...
¡esas... no volverán!.

Volverán las tupidas madreselvas
de tu jardín las tapias a escalar,
y otra vez a la tarde aún más hermosas
sus flores se abrirán.

Pero aquellas, cuajadas de rocío
cuyas gotas mirábamos temblar
y caer como lágrimas del día...
¡esas... no volverán!

Volverán del amor en tus oídos
las palabras ardientes a sonar;
tu corazón de su profundo sueño
tal vez despertará.

Pero mudo y absorto y de rodillas
como se adora a Dios ante su altar,
como yo te he querido...; desengáñate,
¡así... no te querrán!

 

martes, 23 de agosto de 2016

La historia de amor entre Orson Welles y Rita Hayworth


El corazón de Orson Welles no sólo quedó intacto y enterito después de la ruptura con Dolores del Rí­o, sino lleno de esperanzas. Ahora lo que ocupaba su espíritu era la imagen de una mujer bellísima que habí­a visto en la portada de una revista. Fue tal su fascinación que decía a sus amigos que en cuanto la conociera la pediría en matrimonio. "Estás loco", "por muy famoso que te creas, ella, seguramente, ni sabe que existes". Sin embargo, él tenía la firme convicción de que un día alguien se la presentaría. Joseph Cotten, íntimo amigo de Welles, al ver que realmente estaba obsesionado por la estrella, organizó una fiesta con el objetivo de cumplir su deseo y presentarle a Rita Hayworth, la pelirroja más famosa de Hollywood, la vamp más sensual y taquillera de la pantalla. A Orson no le importó que viniera acompañada de Victor Mature (con su eterna cara de dolor de estómago), ni tampoco le desanimó la indiferencia y la manera en que rechazó sus coqueteos. Al día siguiente, lo primero que hizo el impaciente enamorado fue hablarle por teléfono, y el siguiente, y el siguiente, y el siguiente. Pasaron cinco semanas hasta que, por fin, harta, halagada o curiosa ante tal insistencia, Rita aceptó salir a cenar con él.

Welles pronto se dio cuenta que Rita, en persona, no respondía a la imagen de vampiresa sensual y hechicera que proyectaba en la pantalla y no encontró a la estrella que él se esperaba, pero no cabía duda de que con su silueta perfecta y su admirable cabellera rojiza, su modo de andar, a la vez provocativo y majestuoso, era tan hermosa como aparecía en sus películas. Lo que más llamó la atención y más llenó de amor y ternura a Orson fue su vulnerabilidad, su ausencia total de afectación y su sencillez en la provocación. Todo esto lo desarmó de tal manera que hasta para él mismo su reacción ante ella fue una revelación y un descubrimiento de su propia personalidad. Se casaron en 1943 y tuvieron una hija, Rebecca. Ambos compartirían una de sus magistrales películas “La dama de Shanghai”, donde Rita, tiño su cabello de rubio platinado y cortó su famosa melena rojiza. Ambos ya estaban en pleno proceso de divorcio, separándose definitivamente ese mismo año, en 1947.

Se solía decir que Rita destruyó a Welles y que lo convirtió a la mediocridad y a la gordura. Los documentales revelan, en cambio, que las cosas sucedieron al revés: “No pueden darse una idea de cuanto me aburría con Rita”, se oye comentar a Welles mientras esta filmando una película que se titula, apropiadamente, Sombras de mal. “Las mujeres son idiotas en general, pero ella era la mas idiota de todas.” A Rita se le ve defenderse, entre lágrimas, durante el juicio de divorcio (1947), con argumentos que ahora tal vez parezcan insulsos pero que entonces conmovían las fibras mas hondas de la clase media norteamericana: “No saben ustedes cuanto me esforcé por formar un hogar con el señor Welles. Pero a él no le interesaba el hogar. Todas las noches me decía que deseaba ser un hombre libre”.