id='wrapper'>

sábado, 26 de mayo de 2018

Y sentir

He visto los largos pasillos de la lejanía
Huellas inconfundibles de los dos
Ahora pisadas llenas de deformidad
No hay avance aunque corra por ellos 
Recobro aliento sin mirar
Nada veo por más que lo intento
No siento nada 
Pasillos largos...vacíos están
Quisiera llenarlos con el brillo de tu piel
Vestir sus paredes con nuestros besos
Rodar por su suelo junto a ti
La lejanía solo ver de tu mano
El peso de nuestra pasión inconfundible
Correr detrás de cada poro 
Y sentir...
Solo a los dos dejando huellas otra vez
Largos pasillos con formas de amor que nos rozan


Pasional

Fuerte y violento, 
nunca me da tiempo a reaccionar,
así es tu amor, 
así es la pasión que me das, 
alas para volar, no las quiero,
de puntillas por encima del mar,
no lo quiero tampoco cruzar, 
me quedo en tierra firme, 
para darte más amor, 
para soñar a tu lado, 
sin esperar nada de ti, 
sin que me des más que lo que quieras, 
violento amor que me doblega, 
fuerte pasión me une sin más, 
así eres tú, 
impulsiva, terrenal, 
con todo el tiempo para ti, 
con esos besos que me regalas sin más, 
un cuerpo que aparece, se va, 
sin yo poder reanudar,
sin tenerte cuando yo quiero,
violento y pasional es nuestro encuentro. 
 

sábado, 19 de mayo de 2018

Cariñosos

No tengo nada que perder porque 
perdida ya estoy en cuestiones de amor
soy poco consentidora, pero confiada
te miro y me nace la inspiración
te siento y siento el control 
he aprendido mucho de mis heridas 
sola soy muy feliz 
pero tus manos son distintas 
me cuentan que fue de ti
me revelan tus heridas ocultas
eres como un libro abierto para mí  
te trataré bien, con cariño
me interesas mucho  
dispón, abraza mi amor 
no escuches tus viejos temores
ignora el mal trago de recordar  
 hazme feliz, se cariñoso
 recuerda que tengo el control
se donde duele tu dolor 
no quisiera, no me obligues a usarlo.


Tus pétaloS

He leído sin descanso a los grandes
Escrito a los cuatro vientos
En las rosas...
En sus pétalos me falta escribir
En el fondo de las nubes
Con mi sangre usada como tinta tintar tu corazón
En la noche...
Tan lejana y fría sin ti
Grande siento cada vez que te toco y rozas levemente mi alma
Amor...
Tanto se ha dicho sobre ti
Que has emborrachado de tópicos los corazones
Que has usado todo a tu alcance para no poder vivir sin ti
Sin él...
Las rosas para mí tienen espinas
Mi sangre se coagula por el desamor 
Un fondo oscuro donde no puedo amar ni soñar
Vientos...
Esos me dicen de ti
Me traen esperanzas de antaño
Esos...saben de amor
Mientras siento que no puedo estar sobria sin ti
Que tus roces me hacen revivir
 Y vivo de los grandes
Amor... llega pronto para amarme. 

martes, 21 de marzo de 2017

Novela: La catedral de los libros



Enlace: http://amzn.eu/6zZXAN6 Pincha aquí si quieres disfrutar de mi novela: La catedral de los libros. 
Una intensa historia de amor y misterio que no te dejará indiferente. 
Disponible en Amazon en formato digital y papel.



                                                                                     


domingo, 23 de octubre de 2016

Volverán las Oscuras Golondrinas - Gustavo Adolfo Bécquer


Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y otra vez con el ala a sus cristales
jugando llamarán.

Pero aquellas que el vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha a contemplar,
aquellas que aprendieron nuestros nombres...
¡esas... no volverán!.

Volverán las tupidas madreselvas
de tu jardín las tapias a escalar,
y otra vez a la tarde aún más hermosas
sus flores se abrirán.

Pero aquellas, cuajadas de rocío
cuyas gotas mirábamos temblar
y caer como lágrimas del día...
¡esas... no volverán!

Volverán del amor en tus oídos
las palabras ardientes a sonar;
tu corazón de su profundo sueño
tal vez despertará.

Pero mudo y absorto y de rodillas
como se adora a Dios ante su altar,
como yo te he querido...; desengáñate,
¡así... no te querrán!

 

martes, 23 de agosto de 2016

La historia de amor entre Orson Welles y Rita Hayworth


El corazón de Orson Welles no sólo quedó intacto y enterito después de la ruptura con Dolores del Rí­o, sino lleno de esperanzas. Ahora lo que ocupaba su espíritu era la imagen de una mujer bellísima que habí­a visto en la portada de una revista. Fue tal su fascinación que decía a sus amigos que en cuanto la conociera la pediría en matrimonio. "Estás loco", "por muy famoso que te creas, ella, seguramente, ni sabe que existes". Sin embargo, él tenía la firme convicción de que un día alguien se la presentaría. Joseph Cotten, íntimo amigo de Welles, al ver que realmente estaba obsesionado por la estrella, organizó una fiesta con el objetivo de cumplir su deseo y presentarle a Rita Hayworth, la pelirroja más famosa de Hollywood, la vamp más sensual y taquillera de la pantalla. A Orson no le importó que viniera acompañada de Victor Mature (con su eterna cara de dolor de estómago), ni tampoco le desanimó la indiferencia y la manera en que rechazó sus coqueteos. Al día siguiente, lo primero que hizo el impaciente enamorado fue hablarle por teléfono, y el siguiente, y el siguiente, y el siguiente. Pasaron cinco semanas hasta que, por fin, harta, halagada o curiosa ante tal insistencia, Rita aceptó salir a cenar con él.

Welles pronto se dio cuenta que Rita, en persona, no respondía a la imagen de vampiresa sensual y hechicera que proyectaba en la pantalla y no encontró a la estrella que él se esperaba, pero no cabía duda de que con su silueta perfecta y su admirable cabellera rojiza, su modo de andar, a la vez provocativo y majestuoso, era tan hermosa como aparecía en sus películas. Lo que más llamó la atención y más llenó de amor y ternura a Orson fue su vulnerabilidad, su ausencia total de afectación y su sencillez en la provocación. Todo esto lo desarmó de tal manera que hasta para él mismo su reacción ante ella fue una revelación y un descubrimiento de su propia personalidad. Se casaron en 1943 y tuvieron una hija, Rebecca. Ambos compartirían una de sus magistrales películas “La dama de Shanghai”, donde Rita, tiño su cabello de rubio platinado y cortó su famosa melena rojiza. Ambos ya estaban en pleno proceso de divorcio, separándose definitivamente ese mismo año, en 1947.

Se solía decir que Rita destruyó a Welles y que lo convirtió a la mediocridad y a la gordura. Los documentales revelan, en cambio, que las cosas sucedieron al revés: “No pueden darse una idea de cuanto me aburría con Rita”, se oye comentar a Welles mientras esta filmando una película que se titula, apropiadamente, Sombras de mal. “Las mujeres son idiotas en general, pero ella era la mas idiota de todas.” A Rita se le ve defenderse, entre lágrimas, durante el juicio de divorcio (1947), con argumentos que ahora tal vez parezcan insulsos pero que entonces conmovían las fibras mas hondas de la clase media norteamericana: “No saben ustedes cuanto me esforcé por formar un hogar con el señor Welles. Pero a él no le interesaba el hogar. Todas las noches me decía que deseaba ser un hombre libre”.